Receta de la dorada salvaje del Cantábrico al horno con Barbadillo

Ingredientes para dos personas:

  • 1 Dorada salvaje del Cantábrico
  •  1 Tomate
  • 1 Cebolla
  • 3 Patatas
  • 2 Cucharadas soperas de Aceite de oliva virgen extra
  • 2 Ajos
  • 1 Rama de tomillo
  • ½ Vaso de vino blanco “Antonio Barbadillo”
  • Sal y pimienta al gusto

 

¿Hay algo más sabroso que un buen pescado al horno compartido con alguien especial? Pues probablemente habrá otros platos iguales de ricos, pero hoy vamos a hablar de cómo preparar una estupenda dorada salvaje del Cantábrico al horno con Barbadillo.

Antes de empezar a cocinarla, conviene saber algunas cosas de gran utilidad. La primera y más importante es ir a comprar la dorada a una buena pescadería en la que te atienda un pescadero de confianza. No es lo mismo una dorada de criadero que una dorada salvaje pescada en el mar Cantábrico. El sabor de esta última es mucho más intenso. El pescado tiene que estar lo más fresco posible y del día. Cuanta mayor calidad tenga la pieza, más apetitoso será el resultado final.

El segundo consejo es limpiar bien el pescado, cosa que suele hacer previamente tu pescadero, pero siempre quedan algunos restos de tripas. Conviene retirar todo lo sobrante y lavar la pieza bajo un purificador chorro de agua fría.

 

¿Cómo preparamos la dorada salvaje del Cantábrico al horno?

Lo primero es coger una fuente de las de cocinar en horno. Le ponemos un poquito de aceite de oliva virgen extra en la base, extendiéndolo bien por toda la superficie y las paredes, esto evitará que luego se peguen los alimentos. Seguidamente colocamos las patatas cortadas en láminas con sal por encima. Metemos la fuente en el horno precalentado a 200 grados durante unos 15 minutos. La bandeja de horno debe estar lo más baja posible.

Justo antes de que las patatas comiencen a dorarse se saca la fuente del horno. Salpimentamos el pescado por encima y en el interior y lo ponemos encima de las patatas. La dorada debe estar cortada en forma de libro sin espinas. En las esquinas colocamos el tomate previamente cortado por la mitad (se aconseja hacer unos cortecitos en forma de damero en los tomates para que se hagan mejor). También ponemos la cebolla previamente cortada, el tomillo y los dos ajos pelados con un leve corte. Echamos un poco de aceite de oliva virgen extra por encima de la dorada, las patatas y la verdura. Y por último el toque final que le dará un gusto especial, un chorrito de vino blanco “Antonio Barbadillo”. Se trata un vino gaditano que va muy bien con toda clase de pescados y mariscos.

Vino blanco Antonio Barbadillo
Fuente de la imagen: www.barbadillo.net

Metemos de nuevo la fuente en el horno hasta que veamos que la dorada esté hecha, más o menos otros 15-20 minutos. Es importante no pasarse de tiempo porque si no la dorada se quedará reseca. Así que es conveniente sacarla con antelación y si vemos que aun no está hecha, pues la metemos otra vez en el horno 5 minutos más.

Dorada salvaje al horno con BarbadilloDorada salvaje emplatada

La medida del tiempo es fundamental para poder disfrutar de una dorada sabrosa y en su punto. Un truco para saber si el pescado ya está hecho es fijarnos en si la carne pegada a la espina se despega con facilidad. Si es así, sacamos la fuente del horno, emplatamos y lo servimos junto con dos copas de vino blanco “Barbadillo”. Una para ti y otra para esa persona tan especial para la que has hecho este plato. ¡Y a disfrutar de este rico manjar! Y de lo que viene después. Recuerda que el vino es afrodisiaco…

 

Si te ha gustado este post, ¡compártelo en tus Redes Sociales favoritas!

Y si quieres dejar un comentario, ¡hazlo! 😉

 

Share